Make your own free website on Tripod.com

IRRIGACIÓN DEL CEREBRO

 

El cerebro está irrigado por las dos arterias carótidas internas y las dos arterias vertebrales. Las cuatro arterias se ubican dentro del espacio subaracnoideo y sus ramas se anastomosan en la superficie inferior del encéfalo formando el polígono de Willis.

Arteria carótida interna

La arteria carótida interna comienza en la bifurcación de la arteria carótida común (primitiva) (fig. 28-1), donde habitualmente hay una dilatación localizada, denominada seno carotídeo. Asciende por el cuello y atraviesa la base del cráneo pasando a través del conducto carotídeo del hueso temporal. Luego la arteria discurre horizontalmente hacia adelante a través del seno cavernoso y sale en la cara medial de la apófisis clinoides anterior perforando la duramadre. Luego entra en el espacio subaracnoideo atravesando la aracnoides y gira hacia atrás hacia la región de la sustancia perforada anterior del encéfalo en el extremo interno de la cisura lateral. Aquí se divide en las arterias cerebrales anterior y media (figs. 28-1 y 28-2).

Ramas de la porción cerebral de la arteria carótida interna

1. La arteria oftálmica se origina donde la arteria carótida interna sale del seno cavernoso (fig. 28-1). Entra en la órbita a través del agujero óptico por debajo y por fuera del nervio óptico. Irriga el ojo y otras estructuras orbitarias y sus ramas terminales irrigan el área frontal del cuero cabelludo, los senos etmoidal y frontal y el dorso de la nariz.

La arteria comunicante posterior es un pequeño vaso que se origina en la arteria carótida interna cerca de su bifurcación terminal (figs. 28-1 y 28-2). La arteria comunicante posterior discurre hacia atrás por encima del nervio oculomotor para unirse con la arteria cerebral posterior, formando parte del polígono de Wi1hs.

La arteria coroidea anterior, una rama pequeña, también se origina en la arteria carótida interna cerca de su bifurcación terminal. Se dirige hacia atrás cerca de la cintilla óptica, entra en el asta inferior del ventrículo lateral y termina en el plexo coroideo. Da origen a numerosas ramas pequeñas para las estructuras circundantes, que incluyen el pie del pedúnculo cerebral, cuerpo geniculado lateral, cintilla óptica y también cápsula interna.

La arteria cerebral anterior es la rama terminal más pequeña de la arteria carótida interna (fig. 28-2). Se dirige hacia delante medialmente por encima del nervio óptico y entra en la cisura longitudinal del cerebro. Aquí se une con la arteria cerebral anterior del lado opuesto por medio de la arteria comunicante anterior. Se curva hacia atrás sobre el cuerpo calloso y finalmente se anastomosa con la arteria cerebral posterior (figs. 28-3 y 28-7). Las ramas corticales irrigan toda la superficie medial de la corteza cerebral hasta la cisura parietooccipital (fig. 28-3). También irrigan una tira de corteza de aproximadamente 2,5 cm de ancho en la superficie lateral adyacente. Así, la arteria cerebral anterior irriga el "área de la pierna" de la circunvolución precentral. Un grupo de ramas centrales atraviesa la sustancia perforada anterior y ayuda a irrigar p artes de losnúcleos lenticular y caudado la cápsula interna.

5. La arteria cerebral media, la rama más grande de la carótida interna, discurre lateralmente en la cisura lateral (fig. 28-2). Ramas corticales irrigan toda la superficie lateral del hemisferio, excepto la estrecha banda irrigada por la arteria cerebral anterior, el polo occipital y la cara Arteria vertebral inferolateral del hemisferio que están irrigados por la arteria cerebral posterior (fig. 28-3). Así, esta arteria irriga toda el área motora excepto el "área de la pierna . Ramas centrales entran en la sustancia perforada anterior e irrigan los núcleos lentiforme y caudado y la cápsula interna (fig. 28-4).La arteria vertebral, rama de la primera parte de la arteria subclavia, asciende por el cuello atravesando los agujeros en las apófisis transversas de las seis vértebras cervicales suferiores (fig. 28-1). Entra en el cráneo a través del agujero occipital y atraviesa la duramadre y aracnoides para entrar en el espacio subaracnoideo. Luego transcurre hacia arriba, hacia adelante y en dirección medial en el bulbo raquídeo (fig. 28-2). En el borde inferior de la protuberancia, se une con el vaso del lado opuesto para formar la arteria basilar.

Ramas de la porción craneal de la arteria vertebral

1. Las ramas meníngeas son pequeñas e irrigan el hueso y la duramadre en la fosa craneal posterior.

2. La arteria espinal posterior puede originarse en la arteria vertebral o en la arteria cerebelosa posteroinferior. Desciende sobre la cara posterior de la médula espinal cerca de las raíces posteriores de los nervios espinales. Las ramas están reforzadas por las arterias radiculares que entran en el conducto raquídeo a través de los agujeros intervertebrales. Véase la distribución detallada de esta arteria, en la pág. 160.

3. La arteria espinal anterior se forma a partir de una rama contribuyente de cada arteria vertebral cerca de su terminación (fig. 28-2). La arteria única desciende en la cara anterior del bulbo raquídeo y la médula espinal y está incluida en la piamadre a lo largo del surco medio anterior. La arteria es reforzada por arterias radiculares que entran en el conducto raquídeo a través de los agujeros intervertebrales. Véase la distribución detallada de esta arteria, en la pág. 161.

4. La arteria cerebelosa posteroinferior, la rama más grande de la arteria vertebral, sigue un curso irregular entre el bulbo raquídeo y el cerebelo (figs. 28-2, 28-li y 28-13). Irriga la cara inferior del vermis, los núcleos centrales del cerebelo y la cara inferior del hemisferio cerebeloso; también irriga el bulbo raquídeo y el plexo coroideo del cuarto ventrículo.

5. Las arterias bulbares son ramas muy pequeñas que se distribuyen en el bulbo raquídeo.

Arteria basilar

La arteria basilar, formada por la unión de las dos arterias vertebrales (fig. 28-1), asciende en un surco en la cara anterior de la protuberancia (figs. 28-2, 28-12 y 28-13). En el límite superior de la protuberancia se divide en las dos arterias cerebrales posteriores.

 

Ramas de la arteria basilar

1. Las arterias protuberanciales son numerosos vasos pequeños que entran en la sustancia de la protuberancia (figs. 28-2, 28-12 y 28-13.)

2. La arteria laberíntica (auditiva interna)

es una larga arteria estrecha que acompaña a los nervios facial y vestibulococlear en el conducto auditivo interno e irriga el oído interno. A menudo nace de la arteria cerebelosa anteroinferior.

3. La arteria cerebelosa anteroinferior se dirige hacia atrás y lateralmente e irriga las partes anterior e inferior del cerebelo (figs. 28-2, 28-12 y 28-13). Unas pocas ramas se dirigen a la protuberancia y la parte superior del bulbo raquídeo.

4. La arteria cerebelosa superior se origina cerca de la terminación de la arteria basilar (figs. 28-2 y 28-10 a 28-13). Pasa alrededor del pedúnculo cerebral e irriga la superficie superior del cerebelo. También irriga la protuberancia, el cuerpo pineal y el velo medular superior.

5. La arteria cerebral posterior se curva lateralmente y hacia atrás alrededor del mesencéfalo y se une con la rama comunicante posterior de la arteria carótida interna (figs. 28-1, 28-2 y 28-10 a 28-13). Ramas corticales irrigan las superficies inferolateral y medial del lóbulo temporal y las superficies lateral y medial del lóbulo occipital (fig. 28-3). Así, la arteria cerebral posterior irriga la corteza visual. Ramas centrales penetran en la sustancia cerebral e irrigan partes del tálamo y del núcleo lentiforme y el mesencéfalo, cuerpo pineal y cuerpo geniculado interno. Una rama coroidea entra en el asta inferior del ventrículo lateral e irriga el plexo coroideo; también irriga el plexo coroideo del tercer ventrículo.

El polígono de Willis se ubica en la fosa interpeduncular en la base del encéfalo. Está formado por la anastomosis entre las dos arterias carótidas internas y las dos arterias vertebrales (fig. 28-2). Las arterias comunicantes anteriores, cerebrales anteriores, carótidas internas, comunicantes posteriores, cerebrales posteriores y basilar contribuyen a formar el polígono. El polígono de Willis permite que la sangre que entra por cualquiera de las arterias carótidas internas o vertebrales sea distribuida hacia cualquier parte de ambos hemisferios cerebrales. Ramas corticales y centrales se originan en el polígono e irrigan la sustancia encefálica.

Arterias hacia áreas encefálicas específicas

El cuerpo estriado y la cápsula interna están irrigados principalmente por las ramas estriadas internas y externas de la arteria cerebral

media (fig. 28-4); las ramas centrales de la arteria cerebral anterior irrigan el resto de estas estructuras.

El tálamo está irrigado principalmente por ramas de las arterias comunicante posterior, basilar y cerebral posterior.

El mesencéfalo está irrigado por las arterias cerebrales posteriores, cerebelosas superiores y basilar.

La protuberancia está irrigada por las arterias basilar y cerebelosas anteroinferiores y superiores.

El bulbo raquídeo está irrigado por las arterias vertebrales, espinales anterior y posterior, cerebelosas posteroinferiores y la arteria basilar.

El cerebelo está irrigado por las arterias cerebelosas superiores, anteroinferiores y posteroinferiores.

Inervación

de las arterias cerebrales

Las arterias cerebrales reciben una rica inervación de fibras nerviosas simpáticas posganglionares. Estas fibras se originan en el ganglio simpático cervical superior. La estimulación de estos nervios produce vasoconstricción de las arterias cerebrales. Sin embargo, en condiciones normales, el flujo sanguíneo local es controlado principalmente por las concentraciones de dióxido de carbono, hidrogeniones y oxígeno presentes en el tejido nervioso; una elevación en las concentraciones de dióxido de carbono e hidrogeniones y una reducción de la tensión de oxigeno producen una vasodilatación.

 

VENAS DEL ENCÉFALO

Las venas del encéfalo no tienen tejido muscular en su paredes muy delgadas ni poseen válvulas. Salen del encéfalo y se ubican en el espacio subaracnoideo. Atraviesan la aracnoides y la capa meníngea de la duramadre y drenan en los senos venosos craneales. (fig. 28-5).

Venas cerebrales externas

Las venas cerebrales superiores se dirigen hacia arriba sobre la superficie lateral del hemisferio cerebral y drenan en el seno sagital superior (fig. 28-5).

La vena cerebral media superficial drena la superficie lateral del hemisferio cerebral. Discurre por debajo de la cisura lateral y se vacía en el seno cavernoso (fig. 28-5).

La vena cerebral media profunda drena la ínsula y se une con las venas cerebral anterior y del cuerpo estriado para formar la vena basal. La vena basal finalmente se une con la vena cerebral magna, la cual drena en el seno recto (fig. 28-5).

Venas cerebrales internas

Hay dos venas cerebrales internas y están formadas por la unión de la vena talamoestriada y la vena coroidea en el agujero interventricular. Las dos venas discurren posteriormente en la tela coroidea del tercer ventrículo y se unen por debajo del rodete del cuerpo calloso para formar la vena cerebral magna, la cual drena en el seno recto.

Venas de áreas encefálicas específicas

El mesencéfalo es drenado por venas que desembocan en las venas basales o cerebrales magnas.

La protuberancia es drenada por venas que desembocan en las venas basales, venas cerebelosas o senos venosos vecinos.

El bulbo raquídeo es drenado por venas que desembocan en las venas espinales y senos venosos vecinos.

El cerebelo es drenado por venas que desembocan en las venas cerebrales magnas o senos venosos adyacentes.

Atrás