Make your own free website on Tripod.com

LOS PRIMEROS ANTECEDENTES

En el año 1827, Holanda y Chile entablaron relaciones oficiales a nivel consular. El primer nombramiento como representante consular holandés en Chile, en Valparaíso, correspondió al señor J.F. Dourster. Posteriormente fueron investidos como cónsules honorarios P.E. Barnes en Coquimbo (1857), E. Boonen en Santiago (1873), F.O.R. Roepke en Valdivia (1889), A.G. Dupuis en 1892 en Tacna (actualmente perteneciente a Perú, pero, entre 1883 y 1929 territorio chileno), el ingeniero Jacob Kraus en Talcahuano (1896), P. De Bruyne en Punta Arenas (1899), B. Barends en Antofagasta (1911), H.G. Jenkins en Arica (1939), Elie Teodoro H. Wickel en Temuco (1962) y en el mismo año J. Bosselaar, en Puerto Montt.

El intercambio de representantes diplomáticos entre Chile y Holanda comenzó en 1905 con la destinación a los Países Bajos del primer enviado especial y ministro plenipotenciario chileno. Recién en 1917 la representación holandesa en Santiago fue encumbrada al mismo nivel. En el terreno económico-comercial, Holanda comenzó a mostrar interés por Chile, aproximadamente en 1885, como lo revela la presencia de ingenieros hidráulicos, expertos en minería, profesores y contratistas. Jacob Kraus, ingeniero civil,  aconsejó al gobierno chileno en la construcción de un puerto militar en Talcahuano (cerca de Concepción), el mismo lugar donde fue nombrado cónsul en 1896. En 1902, Kraus presentó un proyecto para el puerto de Valparaíso, proyecto que, sin embargo, fue aplazado indefinidamente a consecuencia de un terremoto.

A fines del siglo XIX, muchos holandeses partieron al extranjero en busca de mejores expectativas de vida. Aunque en menor medida que otros países, Chile fue también uno de los destinos elegidos. Si bien muchos compatriotas se embarcaron hacia Chile sin mediar organización alguna, no fue el caso de la colonización en la zona próxima a Gorbea.

La primera emigración desde Holanda hacia Chile se produjo en 1895. Según la entonces denominada “Inspección Jeneral de Colonización e Imigración” chilena una docena de familias se estableció entre 1895 y 1897 en Chiloé, particularmente en Mechaico, Huillinco y Chacao (2). En el mismo período arribó a Chile Egbert Hageman con su familia, el 14 de abril de 1896, estableciéndose en Río Gato, cerca de Puerto Montt. Un tal Wennekool llegó a Villarrica.

Otro ingeniero, en el año 2000, G.H. van Mourik Broekman elaboró un diseño para el puerto de San Antonio, el puerto más importante de Chile en cuanto a productos embarcados. Este proyecto corrió mejor suerte que el anterior, participando en su construcción entre otras, la Compañía de Cemento Holandesa (Hollandsche Beton Maatschappij).  

El Cónsul Honorario en Temuco, actualmente Germán Nicklas Wickel, celebra todos los años el Día de la Reina, con parte de la comunidad  de descendientes, ocasión en la cual siempre se hace un brindis en honor de la Reina de Holanda. El Embajador  de Holanda ha asistido también a la celebración, en la que, por ejemplo, en el año 2000, hubo unos cincuenta descendientes de emigrantes holandeses.

En el Museo Regional de la Araucanía, en Temuco, hay un panel con fotos de emigrantes holandeses, de hace 100 años.