Make your own free website on Tripod.com
El Basilisco
GENERO: Híbrido
Nombre Científico: Ophidiogallus Basiliscus
Hábitat: Todos los climas, preferentemente desértico
Longevidad: De 20 a 30 años
Medidas: Hasta 0,6 m. de altura
Distribución: Europa, Oriente próximo, partes de Africa

La afirmación de que el Basilisco es el Rey de las Serpientes, es casi lo único que no ha cambiado, a lo largo del tiempo, en la descripción de esta fabulosa criatura. Plinio el Viejo, lo describe como una pequeña víbora, de cualidades venenosas tan potentes, que su simple aliento marchita las plantas, resquebraja las rocas, y mata cualquier hombre o animal sólo con la mirada. Acerca del modo en que nace, existen estas dos versiones principales:
La primera de ellas, nos cuenta que de la sangre que vertió Medusa al ser decapitada, nacieron todas las serpientes, incluido el Basilisco, que emite horrendos silbidos, capaces de aterrorizar a todos los otros monstruos; mata antes de morder y a gran distancia, poniendo en fuga a todo ser viviente para reinar solo en el desierto, pues en desierto se convierte todo lugar al que llega. Hereda de su madre la capacidad de matar con la mirada, pero también su vulnerabilidad, pues si su mirada se refleja en un espejo, muere.
La segunda dice, que cuando un gallo alcanza los siete años de vida, pone un huevo, que será fecundado por una serpiente e incubado por un sapo durante nueve años. De esta extraordinaria gestación, nace el Basilisco, guardando las características de todos sus progenitores. Tiene el cuerpo de gallo, cola de serpiente y piel de sapo. Cualquier hombre que mire el Basilisco, morirá, pero si el hombre divisa primero al Basilisco, es éste quien muere.
Suele aparecer de vez en cuando en los gallineros, un pequeño huevo blanco grisáceo, de aproximadamente un centímetro de diámetro, redondo, de cáscara gruesa y rugosa. Este pequeño huevo fue puesto por un gallo, y debe ser inmediatamente incinerado, de lo contrario, nacerá un terrible y despiadado monstruo llamado "Basilisco", "Fasilisco" o "Athrathrao" (de acham=gallina). Este implacable ser se parece a un ave y a un reptil a la vez. Tiene cabeza de gallo, cresta roja escarlata y su cuello es largo y ondulante como una culebra. Su pequeño cuerpo tiene forma de ave, con pequeñas alas y patas, con las cuales apenas puede andar arrastrándose. Durante el día se oculta bajo el piso o "enraje" de la casa en donde habita. Al anochecer, cuando todos duermen, sale de su escondite emitiendo un repetitivo, monótono y hechizante canto parecido al del gallo, que adormece más aún a los que duermen en la casa. De esta manera se introduce con mucho cuidado en los dormitorios de los moradores de la casa, para absorverles el aliento y succionarles la saliva. La víctima pierde el apetito y va enflaqueciendo cada vez más y más. Aparece una fuerte y persistente tos, y la palidez invade su rostro. Poco a poco la actividad motriz del infortunado disminuye, así como su respirar se hace cada vez más dificultoso. El final es inevitable. Uno a uno van enfermando y muriendo los desafortunados moradores de la casa, y la única forma de acabar con el terrible Basilisco prenderle fuego al edificio.


TIPOS DE BASILISCOS

BASILISCO COMUN

El basilisco tiene el cuerpo y la cara de un gallo, el cuello y la cola de un reptil y unas feas alas de murciélago, los machos además tienen cresta y barbas. La cola tiene escamas y está rematada con algunas plumas. Sus ojos son de un rojo brillante. Para que nazca la gallina rechazará un huevo (redondo, que no ovalado) fecundado por el murciélago e incubado por el reptil. Convierten en piedra todo lo que tocan con su pico, por lo que son enemigos peligrosos si se deciden a luchar cuerpo a cuerpo.

PIROLISCO
Su aspecto es parecido al del basilisco común, aunque algo más llamativo. Su poder es superior, ya que con una sola mirada convertirá a su enemigo en una enorme bola de fuego si éste tiene la osadía de mirarle fijamente a los ojos. Su enemigo natural es el Ave Fénix.

BASILISCO SAURIO
Son reptiles de gran tamaño, unos 2 metros aproximadamente. Tienen 8 patas, sus escamas son pardo-verdosas y sus ojos verdes brillantes. Sus movimientos son lentos y pesados. Su poder está en la mirada. Una mirada suya y cualquier ser vivo será convertido en piedra. ¿Conoces el dicho ese de Hay miradas que matan.

BASILISCO SAURIO MAYOR

Son de mayor tamaño que los anteriores, más inteligentes y combaten a su enemigo con el veneno de sus garras. Su cometido es el de custodiar tesoros.

EL BASILISCO Sin duda, es el más feo y mortífero de todos los animales que existen. Tiene cuerpo de gallo, terribles alas espinosas y cola de víbora venenosa. Muchos le tenían miedo por su cola pero, en verdad, lo que lo hace ser el más mortal de todos los animales es su mirada. Si el BASILISCO te mira te convertís en arena, te deshacés en miles de pequeños pedacitos y te tienen que meter en un balde para poder llevarte a algún lado sin que te desparrames... El primer BASILISCO que se conoce vivía en un jardín rodeado de lagos y cosas hermosas. Pero es tan brava su mirada su mirada que va destruyendo todo lo que ve. Así de peligroso es el BASILISCO. En algunas guerras se lo trató de usar como arma mortal (para que mire a los enemigos y los convierta en nada), pero era tan temible, que si uno se distraía ¡¡¡KAPUT!!! el BASILISCO te miraba de reojo y desaparecías. Así de furiosa es su mirada. Ahora, que se inventaron los lentes de sol, el BASILISCO puede andar por todos lados sin romper nada con su mirada ¡Pero guarda la tosca! si se le llegan a caer los lentes oscuros, mejor que no te esté mirando.

Ir a Tabla de contenidos