Make your own free website on Tripod.com
Hidra

Hija de Tifón y de Equidna, la hidra era un terrible dragón policéfalo que vivía en los pantanos de Lerna, capaz de matar con su ponzoñoso aliento todo aquello que estuviera alrededor. De las nueve cabezas que poseía, la del centro era inmortal, y si se le cortaba una de éstas, aparecían dos en su lugar. Aunque Heracles en su segundo trabajo dio muerte al monstruo mediante una estratagema, consistente en cauterizar cada herida del cuello para que las cabezas no pudiesen volver a rebrotar, la hidra sobrevivió en los bestiarios medievales, aunque perdió el nombre propio y quedó simplemente como un dragón policéfalo.

Su aliento envenenaba las aguas y secaba los campos. Hasta cuando dormía, el aire ponzoñoso que la rodeaba podía ser la muerte de un hombre. Juno la crió para que se midiera con Hércules.

Las heridas producidas por flechas envenenadas con la sangre de Hidra, eran incurables. Paris murió herido por una flecha envenenada así, que lanzó Filoctetes. Hércules mató a Hidra, y este fue el segundo de los doce

La Hidra de Lerne

Matarla constituyó el 2º trabajo de Heracles. Hija de Tifón y de la víbora Equidna (hijos de Gea y Tártaros). Hermana de Cerberos, de la Quimera y del perro Ortros.

Era un dragón enorme con nueve cabezas (o cien según quien lo cuente) que habitaba en el pantano de Lerne no lejos del golfo de Argos. Su aliento era mortal y aún dormida la bestia, este aliento era suficiente para causar la muerte.

Había sido criada por Hera, y Heracles en compañía de Iolaos, por mandato del rey Euristeus se dirigió allí para matarla.

Llegados a la fuente de Aminone que servía de refugio a la bestia, empezó a asetearla con flechas encendidas y después a aplastarle las cabezas con su maza. Pero de cada cabeza que aplastaba surgían dos nuevas.

Entonces llamó a su sobrino Iolaos, y este incendió el bosque inmediato. Con tizones ardiendo, empezó a chamuscar las cabezas de la Hidra a medida que aparecían. La última la cortó Heracles con su espada, la metió en el suelo y colocó una gran piedra encima. A continuación mojó sus flechas en la sangre de la Hidra, que era un poderosísimo veneno. Estas flechas le sirvieron para continuar con mas facilidad sus siguientes trabajos.

Hidra de Lerna:

en la mitología griega, monstruo de nueve cabezas que vivía en un pantano cerca de Lerna, Grecia. Fue engendrada por Tifón (hijo disforme de la Tierra y el Tártaro) y Equidna. Era una amenaza para todos los habitantes de Argos, pues su aliento venenoso envenenaba los campos e impedía la plantación de comida. Cuando le cortaban una de sus cabezas, crecían dos en su lugar; la cabeza del centro era inmortal. Hércules, a quien se envió a matarla como el segundo de sus doce trabajos fue acompañado de Yolao, juntos, la buscaron y mientras Hércules le cortaba sus cabezas, Yolao iba quemando las heridas sangrantes. A la última cabeza, que era inmortal, Hércules la enterró bajo una gran piedra, y dónde la dejó estará ahora soñando y odiando. Un cangrejo, amigo de la Hidra, mordió durante la pelea el talón del héroe. Éste lo aplastó con el pie. Juno, lo subió al cielo, y ahora es una constelación y el signo de Cáncer.

HIDRA.

Serpiente monstruosa de siete cabezas, alas de murciélago y patas de águila. Siempre se pinta de perfil. Se dice que de las siete cabezas solo tiene una mortal, razón por la que se le "precisa" cortar todas; razón por la cual en heráldica simbolizó corazón generoso, resuelto a cortar y cauterizar los vicios capitales que manchan su honor y decoro.


Ir a Tabla de contenidos