Make your own free website on Tripod.com

Espanol
Principal Arriba Espanol Math Ingles Sociales Ciencias Dibujo Etica Taller de Pensamiento ComputoBIENVENIDOS A MI WEBSITE

 

A continuación encontraras el ensayo que realicé de una de las obras literarias del autor Jorge Isaacs : "María"

“El amor verdadero siempre perdurará”.

  

El amor puede definirse como un sentimiento de afecto que el hombre experimenta hacia otra persona (o cosa personificada, como la humanidad, la virtud, la patria, etc.), por el que desea su felicidad y anhela su presencia. Claro esta que resulta difícil definir este sentimiento en unas cuantas palabras, seguramente debe ser por que es algo que se siente y se expresa de muchas formas, pero considero que el verdadero amor es aquel que es capaz de perdurar a través del tiempo, siendo incondicional y sin límites. En “María” podemos apreciar que si puede existir un amor así y es el que nace entre Efraín y María, pues son muchas las manifestaciones de amor que se reflejan a lo largo de esta lectura, por lo tanto deseo  analizarlas en el presente ensayo, pues mi objetivo aparte de recrearme al leer es llegar a experimentar el significado del verdadero amor.

Realmente no soy muy experta en asuntos de amor porque aun no me he enamorado, pero si se lo que significa, debido a que no solo existe el amor que surge entre una pareja de enamorados, sino el que podemos sentir por nuestros padres, familiares, amigos, animales, etc.

De acuerdo a lo manifestado en la hipótesis pude comprobar que el verdadero amor siempre perdura a pesar de tener que atravesar por circunstancias difíciles y ésto quedo claramente demostrado en ésta novela, pues para María y Efraín no fue nada fácil lograr que los padres de éste aceptaran su noviazgo, sin embargo ganaron la batalla.

Es importante descubrir las diversas manifestaciones de amor que experimentaron estos dos enamorados, entre ellas citare las siguientes:

“Cerré las puertas. Allí estaban las flores recogidas por ella para mi: las ajé con mis besos; quise aspirar de una vez todos sus aromas, buscando en ellos los de los vestidos de María; bañarlas con mis lágrimas....[1]

Porque era tan grande aquel amor que solo bastaba alimentarlo y demostrarlo con pequeños detalles, siendo para ellos muy significativos. María recogía y seleccionaba con esmero aquellas flores que adornarían y perfumarían el cuarto de Efraín y él complacido las recibía, acariciándolas con la certeza de que al hacerlo, correspondía a aquel amor que María tan sutilmente le entregaba. Entre ellos sólo bastaban esas muestras de amor para que cada día éste se fuera incrementando y fortaleciendo.

Igualmente este amor se aprecia cuando:

“El Amaime bajaba crecido con las lluvias de la noche, y su estruendo me lo anunció mucho antes de que llegase yo a la orilla. A la luz de la luna, que atravesando los follajes de las riveras, iba a platear las ondas, pude ver cuanto había aumentado su caudal. Pero no era posible esperar[2]”.

Efraín arriesgo su vida al atravesar tan caudaloso río, por ir en busca del doctor Mayn, ya que María se encontraba muy enferma siendo indispensable que la observara un médico, ya que como un verdadero enamorado desea el bienestar de su amada, teniendo que vencer los obstáculos que se le presenten con tal de lograrlo y precisamente eso fue lo que hizo Efraín aquella noche.

También cuando el padre de Efraín le dice que:

“El doctor Mayn se atreve casi a asegurar que ella morirá joven del mismo mal a que sucumbió su madre: lo que sufrió ayer es un síncope epiléptico, que tomando incremento en cada acceso, terminará por una epilepsia del peor carácter conocido; eso dice el doctor”.

Otro en su lugar habría decidido alejarse de María, pero Efraín por el contrario se aferró más a ella queriendo protegerla y cuidarla de aquella penosa enfermedad, e incluso cuando su padre le preguntó que si a pesar de saber lo referente al estado de salud de su prima estaba dispuesto a casarse con ella, él contesto de inmediato y sin vacilar ni por un instante, que si se lo permitieran se casaría ese mismo día, lo que constituye sin lugar a dudas una gran muestra de amor.

 Aunque la distancia los separo, el amor existente entre ellos nunca se acabo, pues a través de las cartas que se enviaban este perduro. María durante la ausencia de Efraín cuido con esmero aquel rosal que nunca dejo de florecer, lo que significaba que el amor que él sentía por ella permanecía vivo, perfumando sus cartas con los pétalos de aquellas rosas. La emoción que él experimentaba al recibirlas era tan grande que al leerlas sentía que se encontraba junto a ella.

Ni siquiera la muerte de ella, logró que aquel amor se acabara, porque como lo pude apreciar hasta el último instante que la vida le regalo a María, ésta nunca dejo de pensar en su amado, incluso le dejo de recuerdo sus trenzas, sus pertenencias y es que con éste detalle ella quería demostrarle que aunque no pudiera estar a su lado siempre estaría junto a él. Igual sentimiento embargo a Efraín, pues aunque no pudiera formar un hogar con María, siempre la llevaría en su corazón, debido a que el verdadero amor nunca se olvida y es capaz de superar todos los obstáculos que se le presenten incluyendo la muerte.

 

Por consiguiente, a través de esta lectura pude experimentar el significado del verdadero amor, ya que me conmovieron todas aquellas escenas que vivieron los protagonistas de ésta romántica novela, en las que siempre se demostraron su gran amor, y llegue a imaginarme que algún día me encontraría en una situación similar, es decir que me enamorara de una forma tan sincera e inocente como la de estos dos enamorados. Descubrí también que en la vida no todo es felicidad, porque a pesar de que ellos se querían tuvieron que superar muchos obstáculos, pero al final triunfo el verdadero amor.

En general considero que el amor es parte de nuestra vida y que sin el no tiene ningún sentido, pues las personas que no tienen la oportunidad de experimentar todo lo que conlleva ese sentimiento, nunca llegan a conocer lo que es la verdadera felicidad y aunque no seamos correspondidos, nunca debemos perder la esperanza de encontrar como dicen nuestra media naranja, ya que en algún lugar estará esperándonos y seguramente con un poco de paciencia conoceremos el verdadero amor.            

Además, tuve la posibilidad de conocer la hacienda “El Paraíso”, en la cual se desarrollo esta novela y me deleite con aquel paisaje que tan detalladamente esta descrito en el libro, pudiendo comprobar la esplendida geografía del Valle del Cauca, quien fue testigo de aquel gran amor, que perdurará por siempre.


[1] Pág.23, Maria. Jorge Isaac

[2] Pág.48, Maria. Jorge Isaac

   Pág.54, Maria. Jorge Isaac

 

 

 

 

copyrigths © Maria Alejandra Hoyos 2.004