Make your own free website on Tripod.com
Sistema de Inteligencia Weiß: Plantas Insumisas
Llegada: Ran
Inicio
Que es Weiß Kreuz?
Weiß: Los cazadores blancos
Schwarz: pura energía psíquica
Otros personajes
Weiß Kreuz Glühen
Yaoi en Weiß??
Más allá de Weiß
Productos Weiß
Lyrics
Konekos y mas konekos
Florería Koneko no Sumu Ie
Projekt SIE
Fanart
Fanfiction
la colección de Daji
Encuestas
Sobre Daji Fujimiya Naoe
Links
Copyrights

Como Ran llegó a la casa
 
 

El pelirrojo de ojos violetas miró la taza de café humeante que tenía entre las manos.

 

Sabía que tenía que irse, pero no tenía muchas ganas. Odiaba tener que regresar a su antiguo trabajo, pero lo que mas odiaba era regresar en estas condiciones de salud…

 

Sin embargo, no tenía muchas opciones, era aceptar o morir. Y mientras tuviera la esperanza de encontrar a su hermana, no quería morir. No podía permitirse morir.

 

Dio un sorbo al café, cuidando de no quemarse con el líquido caliente. Luego, sacó una cajetilla de Malboro mentolados y puso uno de los cigarrillos entre sus labios. Con calma prendió el cigarrillo con un elegante encendedor plateado y aspiró el humo lentamente, para dejarlo salir con igual calma.

 

Ran repasó mentalmente la dirección a la que tenía que ir. Era una de las mejores zonas de la ciudad, lo que le pareció muy interesante. Assiah les había conseguido una buena casa, y al parecer sería muy grande, pues Sodalite le había comunicado a Ran que habría alrededor de 12 personas más en la casa.

 

Sin mucha prisa, el pelirrojo terminó su cigarrillo y apagó la colilla en un cenicero. Luego, buscó algo en su mochila negra y sacó un frasco ámbar con tapa blanca. El frasco tenía una etiqueta con varias cosas escritas a mano y otras impresas. El pelirrojo abrió el frasco y sacó un par de tabletas blancas, que se tomó con el café que quedaba en su taza.

 

Una mesera se acercó. –Desea más café?-

El pelirrojo miró a la chica. –Si, por favor.-

 

La chica llenó de nuevo la taza de Ran y se retiró. Ran sacó de su mochila un libro y comenzó a leer. Haría lo que pudiera para perder tiempo hasta que no tuviera otra opción que irse a la casa.

 

El pelirrojo se entretuvo un largo rato con “Las Flores del Mal” de Charles Baudelaire. Solo notó el paso del tiempo cuando sonó su teléfono celular.

 

Ran sacó el teléfono y miró el número del cual le llamaban. Medio sonrió. -Así que ya me buscan, eh?-

 

Era el número de la casa. Pero no contestó.

 

Ran pagó en la caja y se retiró del café en Shibuya. Era hora de dirigirse a la casa donde Sodalite lo había citado. Se dirigió hacia su Porche blanco, y subió a el. Puso en marcha el motor y condujo sin distraerse hasta la casa. Cuando llegó frente a la reja eran las tres y media de la tarde. Podría haber perdido mas tiempo en el café, no? Pero al parecer lo querían ahí desde temprano. Vaya desperdicio de tiempo.

 

El pelirrojo notó un auto de color azul estacionado frente a la reja. Sería de uno de los otros? Estacionó su Porche frente al auto color azul, y luego bajó su equipaje de la cajuela. Se dirigió a la entrada y tocó el timbre.