Make your own free website on Tripod.com
Sistema de Inteligencia Weiß: Plantas Insumisas
Seele Verbindet (Almas Gemelas)...parte 3
Inicio
Que es Weiß Kreuz?
Weiß: Los cazadores blancos
Schwarz: pura energía psíquica
Otros personajes
Weiß Kreuz Glühen
Yaoi en Weiß??
Más allá de Weiß
Productos Weiß
Lyrics
Konekos y mas konekos
Florería Koneko no Sumu Ie
Projekt SIE
Fanart
Fanfiction
la colección de Daji
Encuestas
Sobre Daji Fujimiya Naoe
Links
Copyrights

Seele Verbindet
(Almas Gemelas)

Parte 3: Évangelie. Evangelio de una traición.
 
 
(flashback)
-Como pudiste! Confiábamos en tí! Casi morimos!- la mujer de pelo rubio y corto le puso una lanza en el cuello. Sus ojos estaban llenos de lágrimas.
-No podemos dejarte vivo, Khalil. Sabes que ahora nos buscarán solo para encontrarte...
-Erin, Franz...yo solo...tenía que acercarme a Takatori! No entienden?
-Perdóname, amigo. Pero no podemos dejar que por tí nos atrapen a nosotros dos. Por favor...perdóname, Khalil. Pero es todo Automne o tu...
-Fué un error...Franz...les juro que nunca pasará de nuevo. Me encargaré de cubrir todas nuestras huellas...de verdad...
 
Franz y Erin miraron llenos de tristeza al asesino más joven.
 
-Erin...vámonos...adiós, Arcángel. Esta es la última luna que verás...
-Franz...Erin! No!
 
Erin disparó directo al pecho de Khalil.
 
Erin y Franz se fueron, dejando a Khalil herido. Poco a poco, empezó a perder la consciencia. Iba a morir. Todo se puso negro.
 
Khalil abrió los ojos. Una mujer castaña lo miraba. -Soy Birman, vengo de parte de Kritiker.
-Kritiker...?- preguntó Khalil, semidespierto.
-Para Évangelie ya estás muerto. Kritiker se ha encargado de tí desde entonces. Sabemos todo de tí, desde que naciste hasta hoy. Sabemos que fuiste secuestrado por Masafumi Takatori, sabemos lo que hizo. Sabemos que entraste a Évangelie para vengarte de él. Si quieres vengarte, únete a
Kritiker. Puede que vuelvas a ver a tu amante, Ran Fujimiya...
 
Khalil despertó por completo de su sopor. -Que saben de Ran!
-El es parte de una organización homóloga de Évangelie en Japón. La oferta es: únete a Weiß, y te pagaremos mejor que Évangelie. Lo mejor es que podrás acercarte a Masafumi Takatori. Que dices?
 
Todo sonaba bien. Sobretodo ver a Ran y vengarse.
 
-De acuerdo.
(termina flashback)
 
-Que tienes, Khal? Estás distraido...
 
Khalil regresó a la realidad, y recordó que estaba en la cama con Aya.
-Perdón...solo pensaba...
-En que?
-Ehhhh...nada...!
 
Aya besó de nuevo a su amante mientras le acariciaba le entrepierna. Khalil se retorció de placer.
-Ran...
-Mmm?
-Te amo.
Aya soltó una risita cantarina y entró de nuevo en el cuerpo de Khalil. El chico de pelo negro gritó extasiado mientras Aya movía sus caderas. Sintió como el miembro de Aya rozaba ese punto mágico dentro de su cuerpo, y cerró los ojos. Repitió el nombre del pelirojo una y otra vez.
-Ran, Ran, Ran, Ran...
 
Se oyó una voz desde otra habitación.
 
-Bájen el volúmen, si? Estoy tratando de estudiar Francés!
 
Ran y Khalil se detuvieron en seco con la voz de Omi.
 
Pero, por más que trataron, no pudieron bajar el volúmen.
++++
 
-Bombay! Apresúrate!
-Ya voy, Siberiano, ya voy. Esta maldita firewall...
Bombay tecleaba rápidamente en la Laptop. Conseguir esos archivos estaba complicándose.
 
Manx les había dado una misión nueva, y sería la primera en la que Khalil se integraba a Weiß.
Yoji y Ken aún estaban molestos por el hecho de que Aya los había omitido en la última misión, pero sabían que si Aya decía que Khalil era bueno, debía ser cierto.
 
Los cinco Weiß estaban ahora en uno de los laboratorios clandestinos manejados por Masafumi Takatori. Según los informes de Persia, en este laboratorio Masafumi estaba haciendo experimentos de terapia génica. Parecía ser que estaba tratando de implantar genes animales en personas. Pero debido a que la información era escasa, Weiß tenía la tarea de sacar todos los datos del sistema de computadoras para enviarlos a Kritiker, y luego borrar los discos del laboratorio.
-Bombay!!
-YA VOY. Me dejas trabajar? Malditos códigos...no puedo creer que con un lenguaje tan simple hayan logrado hacer una protección tan eficiente.
-Deja de hablar y apúrate.
-Ya voy, Siberiano...
La puerta se abrió de golpe.
-No se muevan!!
 
Un guardia les apuntaba. Omi y Ken se miraron. Pero ántes de que pudieran moverse, el guardia cayó al suelo con el cuello roto.
 
-Que...?- Todo fue demasiado rápido para que Ken lo captara.
-Bombay, sigue trabajando. Tenemos que irnos YA.- Era Khalil. Su voz y su mirada eran tan frias como las de Aya.
-Si, ya casi termino. Solo faltan unas cuantas instrucciones....LISTO! Los archivos están siendo transferidos al sistema que Manx nos indicó. Solo faltan unos dos minutos.
 
Khalil no dijo más. Salió de la habitación, y cerró la puerta detrás de el.
 
-No me agrada del todo. Todos aquí tenemos secretos, pero creo que el suyo es el más macabro de todos.
-Porqué dices eso, Siberiano? Yo creo que es una buena persona.
-No sé. Llámalo una corazonada.
Omi miró la pantalla de su Laptop. -Solo falta un poco más...
 
Afuera de la habitación, Khalil recargó la espalda contra la pared. Estar aquí le  traía demasiados recuerdos amargos. Hacía tres años había estado en un lugar como estos. Hacía tres años lo había perdido todo por culpa de quien lo había llevado ahí. Cerró los ojos por un momento, tratando de evitar ver el blanco de las paredes y los pisos, y con eso, bloquear los recuerdos.
 
-Así que es cierto...Arcángel está vivo.
Khalil abrió los ojos de golpe. Arcángel...? Nadie aquí conocía el nombre clave que usaba en Évangelie. Además, él conocía esa voz...Khalil miró a su derecha y se encontró con unos ojos color miel. Un hombre de pelo castaño claro lo miraba con atención.
 
-Franz...oh, lo siento...Trono...aún te llamas así?
-Si...sigo en Évangelie. Veo que es cierto que estás con los gatitos...así que...como te haces llamar ahora?
-Korat. Soy Korat.
-Vaya, vaya...Korat...fue difícil creer que estabas vivo, pero veo que Kritker tiene buenos médicos.
-Y Erin una mala puntería. No me dió en el corazón por tres milímetros. En nuestra profesión, eso es muy, MUY malo. No lo crees, Trono?
 
Unos pasos se acercaron.
 
-Estoy de misión. Llámame Serafín si no te molesta, Korat...
 
La mujer de pelo rubio se acercó a Khalil. -Aún tienes esos ojos de niño...como puede ser, después de matar a quienes mataste, pequeño arcángel?
 
Matar a quienes mataste...Las palabras de Erin hicieron eco en el cerebro de Khalil. Matar a quienes mataste...
 
-Ese no es tu problema. Que hacen aquí?
-Este laboratorio es nuestro blanco. Tenemos que destruir el sistema y toda la información que exista sobre este lugar. Supongo que nos vas a dejar entrar al cuarto de computadoras, Korat?
-Ni en tus más dulces sueños, Trono.
 
La puerta se abrió y Omi y Ken salieron.
 
-Korat...quienes son ellos?
 
Khali no miró a Omi y a Ken. -Nadie importante. Váyanse. Los alcanzo después.
Ken de acercó a Khalil. -No. Regla uno: no dejes solo a un compañero, recuerdas?
-Siberiano...este asunto es personal.
-Tenemos que irnos. Abisinio y Balinés nos esperan.
-Siberiano...te digo que te vayas con Bombay. Ahora.
-Y yo te dije que no.
-Necio.
 
Erin sacó su arma: una lanza plateada con un complejo grabado de hiedras en la punta. -Miren que lindo gatito tan jóven...Bombay, eh? Todavía tomas biberón y ya matas?
 
El rostro de Omi se puso rojo de coraje. Si algo no soportaba era que le dijeran que era un bebé.
 
-No tomo biberón.
-Donde están los datos, koneko? En esa Laptop? Dámela. Esa información es demasiado para ustedes.
-No están aquí. Y nunca los vas a encontrar.
-Seguro, Bombay?
-Ya basta, Serafín. El problema es conmigo, no con el. Además, no somos tan estúpidos como para cargar con información tan importante con nosotros. En Weiß si hacemos bien las cosas.
-Eso quiere decir que en Évangelie no? Vamos, Khal...somos los mejores de Europa. Ni siquiera Flügel de Alemania o Aria de Italia se nos acercan.
Ken miró a Erin. -Pues estás en Japón. Y aquí los mejores somos nosotros: Weiß.
Omi sonrió. -Eso es todo, Siberiano!
-Que hacen platicando? Es hora de irnos.
 
Todos miraron hacia el lugar de donde venía la voz. Aya les lanzó una fria mirada, mientras que Yoji miraba atentamente a Erin.
 
-Korat...Quienes son estos dos?
-Ratas. Supongo que no tiene caso que me calle, cierto, Abisinio?
-No.
-Ellos son...Évangelie. Trono y Serafín.
-Ah, si...ella es todo un serafín...
Erin miró a Yoji, bastante divertida. -Bien...tenemos un galán presumido aquí...
-Vámonos, Weiß. No quiero más problemas.
 
Omi, Ken y Yoji asintieron. Khalil se limitó a mirar a Erin y a Franz.
 
-Solo queremos asegurarnos de que los datos no están al alcance de alguien que no deba tenerlos, Khalil. Te aseguro que si me prometes eso, Serafín y nos vamos.
-Y que más les da lo que prometa? La última vez que les prometí algo, Serafín me disparó en el pecho. Casi me mata.
-Lo sentimos mucho. Perdimos el control esa noche. No sabes cuanto nos arrepentimos. Pero debes entender que no podíamos dejar que todo Automne cayera por tu venganza contra Masafumi Takatori. Y bien...? Los datos?
-Los datos están seguros, Trono. Ya están fuera tu alcance o del nuestro.
    Nadie que no deba los tendrá.
-De acuerdo...si es así, Serafín y yo nos vamos. Au revoir, Arcángel.
-Preferiría un adieu*.
 
Sin decir más, Franz y Erin se dieron la media vuelta y se fueron.
 
-Korat...hay mucho que debes explicarnos, no?
-Si, Balinés...pero no aquí. Vámonos a casa. Por favor...
 
Todos asintieron. Después de todo, había sido una noche muy, MUY cansada.
******
Ende Teil 3
*En Francés, la despedida de "au revoir" se utiliza cuando vas a volver a ver a una persona, y
"adieu" cuando es una despedida para siempre.