Make your own free website on Tripod.com

Cátedra de Psicología Comunitaria Avanzada.

 

Prof. Ingrid Grau.

Psicóloga Clínica – Comunitaria.

 

 

La referencia bibliográfica de este esquema de clases es:

Alipio Sánchez Vidal: Psicología Comunitaria; Bases conceptuales y métodos de intervención. Editorial EUB, Barcelona, España, 1996.

 

 

Psicología Comunitaria e Intervención Comunitaria.

 

La Psicología comunitaria surge como una alternativa a otros campos interventivos y de prestación de servicios psicológicos.  Por esta razón la Psicología comunitaria adolece de un cuerpo teórico [1] tomando prestado paradigmas y conceptos teóricos, que principalmente son:

 

1.- Ecología social: que subraya el papel del entorno psicosocial y las interacciones individuales y los sistemas con ese entorno.

2.- Modelos de cambio sistémico: que subraya la dinámica relacional interna (Inter.-individuos e Inter.-sistemas) y procesos de evolución y cambios en los sistemas.

 

De esta manera se cubren dos necesidades teóricas del campo comunitario:

a)     una teoría ecológica (relación de los individuos y subsistemas con su entorno).

b)     Una teoría dinámico – formal del cambio y acción social.

 

La intervención se localiza en la comunidad y esto se debe a:

 

1.- Es en la comunidad donde surgen los “problemas” y estos son detectables con la ayuda de otro cercano (del entorno próximo) cuando pueden ser preventivamente detenidos.

2.- Es en la propia comunidad donde se debe intervenir para modificar los sistemas “disfuncionales” sin sacar del propio contexto.

 

 

Por lo tanto, el nivel (destinatario) de la intervención es la comunidad. Enfocándose de esta manera el objetivo de la intervención en:

 

a)     la prevención (principalmente primaria), y

b)     el desarrollo, potenciación, capacitación y dotación de las comunidades.

 

El desarrollo o potenciación de la comunidad se debe a que contribuye significativamente en la prevención de los problemas psicosociales (se hace prevención a través de la promoción).

 

La intervención en Psicología comunitaria se lleva a cabo a través de la planificación y organización global (local, intermedia o centralizada) en base a toda la comunidad en “riesgo”.

Es así que los servicios (intervención) siempre son indirectos, multiplicadores, multidisponible y con un fuerte componente educativo.

Decir que la intervención es multidisponible significa a que puede ser usada y reutilizada fuera de una institución especifica y siempre cercana a la propia comunidad.

 

Entonces, el rol del agente interventor o de los interventores es Inter.-disciplinario y multi-disciplinario

 

La intervención comunitaria se lleva a cabo buscando o descubriendo a los usuarios potenciales de manera activa,  flexible y proactiva que es muy similar al Marketing social y se basa en las necesidades comunitarias y globalmente planificadas.

 

El poder o control, toma de decisiones y responsabilidad del cambio es de la propia comunidad, tanto en sus objetivos como en la definición de las necesidades de la intervención.

 

Por último, las relaciones entre el interventor (o interventores) y la comunidad es colaborativa, simétrica, igualitaria y minimamente distanciada.

 

Todo esto en base a la evaluación de necesidades y recursos de la comunidad.

 

 

La intervención comunitaria:

 

 

La intervención comunitaria es la actividad básica de la Psicología comunitaria dado su voluntad de actuar sobre la situación y los problemas psicosociales. Por lo tanto, la intervención comunitaria es el tema más definitorio y distintivo de la Psicología comunitaria.

 

Contradicciones:

 

                       Intervención                                                        Comunitaria

 

 

 

 

 

 

 

 


Dos enfoques de intervención:

 

 

1.      Marginalista o intervencionista: planificado e iniciado desde arriba y con prestación de servicios.

2.      De desarrollo de recursos comunitarios o comunitarista: potencian o apoyan lo existente o iniciado más o menos espontáneamente desde abajo, centrado en la acción social y el desarrollo de recursos comunitarios.

 

 

Direcciones de actuación:

1.      Potenciando o fomentando los recursos existentes.

2.      Fomentando la participación de la comunidad en los procesos de planificación e intervención.

 

La intervención se justifica si:

 

a)     Esta justificada o movida por.... es decir si la intervención añade algo a lo ya aportado por la comunidad de tal forma de que si no se diera la intervención esos efectos no se producirían. Porque es a través de la intervención donde se inducen procesos imprescindibles por la potenciación de procesos existentes.

b)     La intervención debe ser compatible con los deseos de la comunidad y con participación activa de esta en los procesos de cambio.

 

Premisas de la intervención:

 

1.      intervención frente a “pasividad” y planificación total.

2.      Nivel meso – social.

3.      participación de la comunidad y legitimidad de la intervención.

4.      compatibilidad básica de valores entre interlocutor y la comunidad.

5.      intervención desde arriba y desde abajo.

 

Orígenes de la intervención:

 

1.      por encargo externo.

2.      demanda comunitaria.

3.      iniciativa del interventor.

 

Elementos claves para la intervención:

 

1.      tener raíces en la comunidad.

2.      contar con los medios financieros, materiales y personales.

3.      establecimiento de vías o sistemas comunicativos con la comunidad.

 

Fases de la intervención comunitaria:

 

è    No hay un proceso único y descriptivo, esto se debe a que el curso y formato de la intervención dependen de:

a)     del ámbito de acción.

b)     Del nivel de la intervención.

c)     De las estrategias utilizadas, y

d)     De los objetivos perseguidos.

è    Las fases propuestas de La intervención comunitaria no  son estrictamente secuenciales y deben tener una retroalimentación mutua.

è    Principalmente las fases propuestas son:

 

1.      Definición y análisis del tema, comunidad o problema.

2.      evaluación inicial de necesidades (diagnostico o autodiagnóstico).

3.      planificación o diseño y organización del proyecto de intervención.

4.      ejecución o implementación.

5.      finalización y evaluación de resultados.

6.      diseminación.

 

 

1.- Definición y análisis del tema, comunidad o problema:

 

Esta primera fase depende principalmente de la temática y del nivel de intervención que se va a trabajar. Por esta razón esta fase principalmente involucra dos aspectos:

 

a)     Identificar la temática en la cual se va a intervenir, ya sea desde lo marginalista o desde lo desarrollista. Y,

b)     Establecer el o los objetivos de intervención, es decir, establecer qué es lo que queremos hacer específicamente con la temática establecida.

c)     Justificación o relevancia de lo que se va a hacer, es decir el PORQUÉ.

 

Cuando queremos identificar la temática de intervención se debe tomar en cuenta:

 

a)     el grupo objetivo: es decir delimitar la comunidad en la cuál vamos a trabajar, tomando en cuenta su delimitación geográfica y social.

Esto facilita el acceso a la comunidad.

b)     Problemática o necesidad a trabajar: esto simplifica y centra los procesos de intervención.

c)     La población con la cual se intervendrá: es decir, es la delimitación demográfica del grupo objetivo. Con esto se hace referencia a la edad, sexo, nivel de ingresos, etc.

 

En resumen, esta primera fase debe contener una delimitación y definición clara y precisa y operativamente posible del tema, grupo o problema. Y debe llevar una análisis inicial del conjunto para conocer los elementos problemáticos o las necesidades de nuestro grupo objetivo.

 

 

2.- Evaluación inicial (diagnostico o autodiagnóstico):

 

Esta fase comienza obligatoriamente una vez terminada la delimitación del tema puesto que ya se sabe  qué se va a evaluar o diagnosticar y cómo se va a hacer.

 

Esta evaluación o diagnostico nos ayudará a retroalimentar la tematización del problema o necesidad contribuyendo a una mejor delimitación.

 

Aquí se utiliza metodologias cuantitativas y/o cualitativas, dependiendo del enfoque del evaluador y de qué es lo que se quiere evaluar.

 

En cuanto a la evaluación o diagnostico podemos establecer diversos pasos o subfases:

 

1.- Jerarquización de los problemas o necesidades.

2.- sondeo de la información que se dispone y de la información que se necesita.

3.- Planeación de los pasos a seguir para obtener la información que se necesita.

4.- Obtención de la información.

5.- Procesamiento o sistematisación de la información obtenida.

6.- Elaboración de un informe.

7.- Proyección a futuro de la información obtenida.

 

 



[1] como resultado de su carácter interventivo (practico).