Make your own free website on Tripod.com
Descubrimiento

c

 

Inicio

jueves, 01 septiembre 2005
 

Descubrimiento y colonización

 

El territorio argentino estuvo habitado por núcleos indígenas de diferentes culturas. los diaguitas conocían la agricultura, domesticaban animales y confeccionaban tejidos; los del litoral, la pampa y la Patagonia eran nómadas, vivían de la caza y de la pesca. La expedición de Juan Díaz de Solís, en 1516 descubrió el Río de la Plata.

 

La de Magallanes sólo costeó el país. El primer intento de penetración en el territorio fue el de Sebastián Caboto, en 1526, que remontó el río Paraná y en la confluencia de éste con el Carcarañá fundó el fuerte Sancti Spiritu, primera población española en territorio argentino.

 

Hacia 1534 Pedro de Mendoza, noble y rico cortesano, aunque de poca experiencia marítima, pidió “encarecidamente” a Carlos V le concediera una ‘Jornada a Indias’ a su costo. A Mendoza no sólo le entusiasmaba la idea de participar en la colonización (con el fin de contrarrestar los avances portugueses en el Río de la Plata), sino que llegaba a las Indias con la esperanza de encontrar una cura contra su sífilis. En febrero de 1536, Mendoza fundó a orillas del Riachuelo el fuerte de Santa María del Buen Aire, nombre que se transformaría con el tiempo en Buenos Aires. Sin embargo, la falta de alimentos y la hostilidad de los nativos provocó que los conquistadores abandonaran el lugar cinco años después.

 

En 1537, uno de los lugartenientes de Mendoza, Juan Salazar de Espinosa, fundó Asunción (en la actualidad, capital de Paraguay), que fue el primer asentamiento permanente en la cuenca del Río de la Plata. Desde su base en Asunción, los españoles fueron gradualmente controlando todo el territorio situado entre los ríos Paraná y Paraguay. Entretanto, las favorables condiciones naturales hicieron que los pequeños rebaños de ganado traídos desde España se multiplicaran y extendieran por la Pampa, creando una situación apta para una economía agrícola estable.

 

Santiago del Estero, el primer asentamiento permanente de lo que hoy es territorio argentino, fue fundado en 1553 por colonizadores españoles procedentes de Perú. En 1573 fueron fundadas Córdoba y Santa Fe, y en 1580 Juan de Garay inició la segunda y definitiva fundación de Buenos Aires.

 

En 1620, toda la región del Río de la Plata quedó bajo el control administrativo del virreinato del Perú. Debido a la restrictiva política comercial del gobierno español, la colonización de la región fue lenta durante el siglo siguiente. Buenos Aires, centro de un floreciente tráfico de productos importados, creció constantemente y a mediados del siglo XVIII su población se acercaba a los 20.000 habitantes.

 

En 1776, el territorio que actualmente ocupan Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay fue separado de Perú para crear el virreinato del Río de la Plata. Desde un punto de vista institucional, el hecho más importante fue la designación de Pedro Antonio de Cevallos como virrey del Río de la Plata. La corte española se decidió por Buenos Aires como capital del virreinato, entre otras cosas por su fácil acceso a España a través de la navegación atlántica. Aunque si bien Buenos Aires era la capital, otras ciudades importantes tenían jurisdicción propia.

Volver