Make your own free website on Tripod.com

LA CONSAGRACION DE LA PRIMAVERA:

RITUAL APOCALIPTICO

Por: Taína B. Caragol Barreto

 

 

"El sacrificio a los dioses se ha cumplido. La víctima ha danzado hasta alcanzar la muerte. La energía de la entrega ha
quedado dispersa hasta tocarnos en el dolor."

 

 

 

 

 

Son las 7:30 PM en París. Luego de bajarnos del Metro en Auber, ascendemos a nivel tierra y cruzamos el concurrido Boulevard desCappucines. Hoy es martes, los franceses concluyen su jornada de trabajo y disfrutan del cielo azul y la cálida temperatura. Poco a poco nos acercamos a esa monumental estructura que se alza frente a nosotros: la Opera Garnier. Construída en el s XIX como suntuoso lugar para presentar espectáculos de música y danza, es uno de los teatros líricos más grandes del mundo. En la entrada franceses y turistas,  se aglutinan para presenciar la función de hoy. Permea en el aire una atmósfera de expectación. El numeroso público ha acudido, sin duda alguna, atraído por la pieza estelar del programa de esta noche, “La consagración de la primavera” del compositor Igor Stravinsky.


Muchos aguaceros han caído desde que el extravagante binomio integrado por los rusos Stravinsky y Nijinsky, (el legendario bailarín y coreógrafo famoso por su protagonización en el ballet “El espectro de la rosa”), escandalizó al público que presenció las primeras presentaciones del ballet en el 1913 en varias ciudades de Europa. Desde entonces, este ballet con su música oscilante entre la sutil melodía de la primavera anunciada y la violenta percusión sugiriendo la eclosión de fuerzas dormidas que descubren la resurrección de las energías cósmicas, ha sacudido a sus espectadores.


Esta noche la coreografía estará a cargo de Pina Bausch, conocida coreógrafa alemana que montó la tercera versión de esta pieza en 1975 para ser bailada por la compañía   Wuppertaler.  Sube el telón. Una veintena de fuertes utileros aparece insólitamente, cubriendo con tierra todo el escenario. Estos abandonan el escenario y entran las bailarinas. Su aspecto ojeroso y desgreñado evoca las víctimas recién salidas de un campo de concentración. Restregan sus rostros, estiran sus cuerpos, en señal de un atolondrado despertar.   Corren torpes y desorientadas en todas direcciones. El crescendo de las cuerdas invita a los hombres a entrar en la coreografía. La tensión se proyecta en sus rostros, en sus cuerpos que han cargado la vida, pesada como la guerra, como el dolor. Ejecutan movimientos primitivos,  tribales. Las mujeres golpean sus pechos en sincronía con los ritmos angulares de los vientos y las cuerdas. No hay contacto entre los dos bandos.


Momentos de silencio se intercalan entre la impetuosa música, l@s bailarines se detienen al compás de sus jadeos apresurados. Se reanuda la música apoderándose de sus cuerpos. No hay lugar para los estilizados movimientos de ballet. Los saltos de l@s bailarines no anuncian el vuelo del alma, sino el intento de respirar ante la posibilidad de morir ahogados en la miseria humana. Una melodía de alerta transforma el ánimo de los bailarines. Detienen su arrebatada danza, observan la tierra a su alrededor, se acuestan sobre ella, la estrujan en sus cuerpos. La tierra  viola la convencional pulcritud de l@s bailarines, manchando sus pieles mojadas en sudor.  Cada hombre toma su pareja. El tradicional “pas de deux”  no es armonioso: es lucha de cuerpo contra cuerpo. Los hombres fecundan frenéticamente a las mujeres. Las notas discordantes de las melodías acentúan la contienda hombre vs. mujer, ser humano vs. vida. Nos sobrecoje la tensión. Los bandos se separan y se observan. Un bailarín sobresale,  invitando a las desconfiadas mujeres a bailar. Sólo una acude al llamado. De pronto tod@s los bailarines en escena se desatan en movimientos catárticos alrededor de quien será la víctima, sacrificada a los dioses de la primavera. Se intensifica la atonalidad de la música. La víctima se desboca en una danza atávica desarticulando sus extremidades. L@s demás bailarines celebran feroces el sacrificio, mientras la víctima en el centro exorcisa los males de la humanidad. Expira el dolor y la explotación humana en cada uno de sus desesperados saltos. Todos caen en un trance destructivo, apocalíptico, acompasado por la disonante y estridente melodía. Súbitamente la bailarina se desploma, haciendo vibrar las tablas y abatiendo a los agotados espectadores.


Ha concluído el ritual primaveral. El sacrificio a los dioses se ha cumplido. La víctima ha danzado hasta alcanzar la muerte. La energía de la entrega ha quedado dispersa hasta tocarnos en el dolor. En esta ocasión la sangre no ha traído su habitual florecimiento y renovación. La víctima parece haber muerto en vano. L@s demás bailarines la observan sin reconocerle su inmolación. Con miradas perdidas abandonan el escenario indiferentes ante el rito. Parecen adivinar un amanecer igual de oscuro al de todos los días.

 

 

 

 

 

 

 

Nijinsky en el Espectro
de la Rosa. Paris, 1910.

 

2_05_round.jpg (5692 bytes)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Relacionados:

Nijinsky

The God of Dance

Opéra Garnier

Stravinsky

 

 

 

 

La autora ha tomado clases de ballet, jazz y danza moderna en Puerto Rico y en París; y formó parte del Ballet Folklórico Contemporáneo de Caguas. Actualmente cursa su segundo año universitario en la Facultad de Humanides del Recinto de Río Piedras.