Make your own free website on Tripod.com

Todo A Su Tiempo


Hay un tiempo para cada cosa, y un momento para hacerla bajo el cielo:

Hay tiempo de nacer y tiempo para morir; tiempo para plantar, y tiempo para plantar lo plantado.

Un tiempo para dar muerte, y un tiempo para sanar; un tiempo para destruir, y un tiempo para construir.

Un tiempo para llorar y otro para reir; un tiempo para los lamentos, y otro para las danzas.

Un tiempo para lanzar piedras, y otro para recogerlas; un tiempo para abrazar, y otro para abstenerce de hacerlo.

Un tiempo para buscar, y otro para perder; un tiempo para guardar, y otro para tirar fuera.

Un tiempo para rasgar, y otro para coser; un tiempo para callarse, y otro para hablar.

Un tiempo para amar, y otro para odiar; un tiempo para la guerra y otro para la paz.

Finalmente, ¿qué le queda al hombre de todos sus afanes?

Me puse a considerar los varios centros de interés que Dios presenta a los hombres, y note lo siguiente.  El hace que cada cosa llegue a su tiempo, pero también invita a mirar el conjunto.  Y nosotros no somos capaces de descubrir el sentido global de la obra de Dios desde el comienzo hasta el fin.

Comprendo que para el hombre el único bien es gozar de la vida y tener el bienestar.  Que uno coma y beba y goce de felicidad, eso es un don de Dios.

Yo sé que Dios actúa con miras a toda la duración del tiempo; a esto nada se le puede agregar ni quitar; y Dios hace que los hombres le tengan respeto.  Ya fue lo que es, y lo que será ya fue; y Dios recupera lo que se a ido.

Seguí reflexionando lo que sucede bajo el sol: en el lugar del derecho, está el mal; en el lugar de la justicia, está la maldad.

Pensé: "Dios juzgará al justo y al criminal, porque hay un tiempo para cada cosa, y Dios juzgará las obras de cada uno."

También pensé lo siguiente hacerca del destino del hombre: "Dios les hace ver claramente que no son más que animales.

De hecho, el destino del hombre y el del animal es el mismo; muere uno y el otro también: los dos tienen la misma alma; la superioridad del hombre sobre el animal es nula; pues todos pasan como el viento.

Todo va al mismo lugar, todo provien del polvo y volverá al polvo.

¿Quién sabe si el alma del hombre sube arriba y la de las bestias baja hacia la tierra?  Comprobé que lo mejor para el hombre es gozar de sus obras, porque ésa es la condición humana.  ¿Quién le dará a conocer lo que pasará después?"


 Tomado de: Eclesiastés 3; 1-22.


Dr. Cirilo Toro Vargas
Publicado en el Internet:  15 de julio de 2000.