Make your own free website on Tripod.com

Proposición no de Ley sobre reducción de la jornada laboral a 35 horas sin disminución salarial

Vitoria-Gasteiz, 3 de Febrero de 1999

A LA MESA DEL PARLAMENTO VASCO

Al amparo del Reglamento de la Cámara vasca, el parlamentario del Grupo Mixto Izquierda Unida/Ezker Batua/Berdeak Koldo Usín Fernández, tiene el honor de presentar la siguiente Proposición no de ley para su debate en Pleno, referente a "Ley sobre reducción de la jornada laboral a 35 horas sin disminución salarial".

JUSTIFICACIÓN

Hoy en día podemos afirmar que el problema del desempleo sigue sin resolverse en la C.A.P.V, y continúa erigiéndose en la principal preocupación de los vascos en los albores del nuevo siglo, y de forma muy especial para los jóvenes, las mujeres y los parados de larga duración, que son los que están padeciendo con mayor intensidad las secuelas del paro.

No podemos negar que como consecuencia de la fase expansiva que ha vivido la economía vasca a lo largo de estos últimos años, se ha conseguido reducir nuestra tasa de paro desde porcentajes muy superiores al 20 % hasta el 16,4 % que tenemos en la actualidad. No obstante, esta reducción no debería hacernos pensar que la batalla del desempleo está en vías de estar ganada, ya que un porcentaje de desempleo prácticamente similar al que actualmente tenemos, e incluso algo más bajo (16,2 % para ser más exactos) ya lo hemos vivido en la C.A.P.V en el año 1990, es decir en el último año de la anterior fase alcista de la economía vasca (periodo 1985-1990).

Por tanto podemos concluir que el descenso del paro que se ha producido en nuestra Comunidad está motivado fundamentalmente por la fuerte reactivación económica de los últimos años. Ha sido esta fuerte reactivación la que ha provocado avances en la lucha contra el paro juvenil (p.ej, se ha pasado de un desempleo de nuestros jóvenes del 50 % en 1996 a uno del 33 %), así como en

el desempleo de nuestras mujeres (evidentemente es menos malo soportar un 26 % de paro femenino como el que tenemos en la actualidad que un 32 % en 1996).

Pero lo que no podemos negar, es que a pesar de esta mejoría, las cifras y tendencias que se observan de un análisis más cualitativo de los datos, siguen siendo muy escalofriantes:

a) Así la brecha de paro entre mujeres y hombres se sigue manteniendo cercana a los 15 puntos porcentuales, es decir, la mujer sigue siendo la gran perjudicada en el mercado laboral, y lo que es peor, no se acortan las diferencias con respecto al hombre.

b) Los avances en la lucha contra el paro de larga duración (es decir de aquellos parados que llevan más de 1 año en situación de desempleo) ha sido prácticamente nula en el periodo expansivo vivido por la economía vasca en los últimos años.

Es inadmisible que casi el 60 % de los parados lleve más de 1 año en desempleo, situación prácticamente idéntica a la vivida en los años 1996 y 1997. Es decir, hoy el número de parados, en términos absolutos, es menor al de hace unos años, pero el peso del paro de larga duración en la estructura del desempleo se sigue situando en niveles muy parecidos

A tenor de los datos también podríamos preguntarnos si es concebible que a las puertas del siglo XXI, de cada 100 parados vascos aproximadamente 44 lleven más de 2 años buscando un empleo sin encontrarlo, o si una sociedad que aspira a situarse en la vanguardia de la modernidad puede seguir soportando que un 32 % de los parados lleven en esta situación más de 3 años, y sin visos de que pueda mejorar en el corto plazo.

c)Los avances en la lucha contra el paro en determinadas Comarcas de Euskadi, fuertemente castigadas por el declive industrial están siendo más bien modestos.

Como botón de muestra sirva que en la Comarca de la Margen Izquierda del Nervión se concentra prácticamente el 30 % de los parados existentes en toda Bizkaia. O lo que es lo mismo de cada 3 parados que existen en el Territorio Histórico de Bizkaia, 1 vive en la Margen Izquierda.

d)Si a ello le añadimos la fuerte precariedad existente en el mercado laboral vasco, donde aproximadamente un 18 % de las contrataciones se efectúan a través de ETT¨S, menos de un 10 % de los contratos registrados en el INEM son indefinidos, un 40 % tiene una duración inferior a 1 mes, y aproximadamente un 60 % de dichos contratos no sobrepasa el año de duración, observamos que el panorama sociolaboral roza más bien el tono gris-oscuro.

Pero ¿se puede invertir esta situación?. Evidentemente sí.

Se precisa de un esfuerzo colectivo del conjunto de la sociedad y de un muy elevado compromiso de las Administraciones públicas para superar esta lacra que sigue padeciendo Euskadi a las puertas del nuevo siglo.

Una de las piedras más importantes que puede contribuir a invertir la problemática del desempleo en el País vasco, se ha producido recientemente en el seno del C.R.L. La concertación entre los agentes sociales y económicos ha dado como fruto la firma de un "Acuerdo por el empleo" que ha generado una importante ilusión entre el conjunto de la población vasca, y que ahora para su aplicación práctica y efectiva precisará de un importante apoyo de las Administraciones Públicas.

No obstante, sin negar la relevancia de las medidas contempladas en este Acuerdo, en IU/EB consideramos imprescindible que se de un salto cualitativo en la política de empleo por medio de la aprobación de una Ley Marco que posibilite la reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales sin que suponga disminución salarial para el conjunto de los trabajadores.

En IU/EB consideramos, hoy más que nunca, que el crecimiento económico por sí sólo no es suficiente, aunque sí sea necesario, para luchar de forma decidida contra el paro y las manifestaciones de exclusión social y pobreza que padecemos en Euskadi.

Necesitamos medidas de contenido estructural que remuevan los obstáculos a la generación de empleo, y en un contexto creciente de progreso tecnológico y globalización económica como en el que nos encontramos inmersos, es imprescindible, junto a la promoción de actividades en nuevos yacimientos de empleo, la adopción de medidas de reparto y reorganización del tiempo del trabajo, si verdaderamente queremos garantizar la incorporación al mercado laboral de una parte importante de las generaciones presentes y futuras de vascos.

Y dentro de este segundo bloque de medidas, consideramos fundamental priorizar los esfuerzos en la reducción de la jornada laboral.

El significativo avance registrado en la productividad en las últimas décadas tanto en el Estado español como en Euskadi, el empeoramiento registrado en dicho periodo en la distribución de la riqueza (con unos claros perjudicados, los trabajadores) y la evolución que está experimentando la jornada anual media trabajada, con jornadas superiores a las de los países más avanzados de la Unión Europea, son factores más que suficientes para exigir a las Administraciones Públicas que lideren, tanto desde el punto de vista normativo como en su papel de empleador, la instauración, con carácter general, de la jornada laboral de 35 horas sin recorte salarial (32 horas en el seno de la Administración).

Hoy en día TRABAJAR MENOS HORAS PARA TRABAJAR TODOS es mucho más que un lema. Es un imperativo si deseamos construir una sociedad más justa, solidaria y una redistribución de la riqueza en favor de las clases más desfavorecidas.

PROPOSICIÓN NO DE LEY

1.- El Parlamento Vasco, consciente de que el problema del desempleo es la principal preocupación que tienen los vascos a las puertas del siglo XXI, considera imprescindible que las Administraciones públicas lideren el proceso de reducción de la jornada laboral a 35 horas semanales sin reducción salarial, por ser éste el principal instrumento que puede coadyuvar a solucionar la problemática del paro, y consecuentemente a la construcción de una sociedad más justa y solidaria.

2.- El Parlamento Vasco insta al Gobierno español a que, en un plazo máximo de 6 meses, presente un proyecto de ley que aborde la reducción de la jornada laboral a 35 horas a la semana sin disminución salarial.

3.- El Parlamento Vasco insta al Gobierno vasco a que lidere, por medio de la política de incentivos, la implantación en las empresas vascas de la jornada laboral de 35 horas sin reducción salarial con el objetivo de crear empleo de calidad.

4.- El Parlamento Vasco insta a las Administraciones públicas en general, y al Gobierno vasco en particular, a que instauren en el ámbito de la propia administración la jornada laboral de 32 horas sin reducción salarial, así como medidas complementarias de reparto del trabajo (supresión de horas extraordinarias, jubilaciones anticipadas, ...), y de fomento de la estabilidad que posibiliten la creación de nuevos empleos públicos y de calidad.

Fdo.: Koldo Usín Fernández - Fdo.: Javier Madrazo Lavín

Parlamentario IU/EB/BERDEAK - Portavoz de IU/EB/Berdeak