Make your own free website on Tripod.com
Sistema de Inteligencia Weiß: Plantas Insumisas
Yuggao...charge 003
Inicio
Que es Weiß Kreuz?
Weiß: Los cazadores blancos
Schwarz: pura energía psíquica
Otros personajes
Weiß Kreuz Glühen
Yaoi en Weiß??
Más allá de Weiß
Productos Weiß
Lyrics
Konekos y mas konekos
Florería Koneko no Sumu Ie
Projekt SIE
Fanart
Fanfiction
la colección de Daji
Encuestas
Sobre Daji Fujimiya Naoe
Links
Copyrights

En otro lado del parque, Aino se encontraba con Isamu.

¿Para qué me llevaste?

Debía asegurarme que el gato no te hiciera nada le respondió Isamu.

Omi no sería capaz de acabar con una chica de su misma edad. Además... ¿Por qué me voy a preocupar por morir? Puedo hacerlo en cualquier momento.

¿De qué hablas?

Revisé mis expedientes del médico en Kobe. Tengo Leucemia de grado avanzado y puedo morir en cualquier momento ¿Hasta cuando planeabas ocultármelo?

Isamu se quedó callado y abrazó a su hermana menor.

Tú no tienes la culpa, Aino. La culpa la tienen todos los demás. Kritiker es responsable de nuestra desgracia.

Hermano...

 

En ese momento, llegaron los Weiß con su ropa de trabajo, acompañados por Aya-chan en otro lado.

Así que llegaron dijo Isamu, mostrando su sonrisa desvergonzada.

Prepárate a pagar por tus pecados le dice Ran con su tono frío.

Ambos desenvainan a la vez y comienzan el combate. Los demás iban a intervenir, pero Aino los detiene.

Ellos quieren pelear solos. No sería recomendable que los detengan. Los tiburones olfatean la sangre y atacan a todo lo que se mueva dijo Aino con una voz suave pero lúgubre. La misma con la que recibió a Ken la primera vez.

Aino-chan... dijeron Aya y Omi a la vez.

Entonces escucharon unos ruidos entre los árboles del parque, seguidos por tiroteos y una lluvia de balas de ametralladora.

¡Kuso! ¿De dónde salieron éstos? exclamó Ken, que cubría a Aino.

Clientes de los objetivos de la última vez. Vienen en busca del sujeto que les robó la mercancía dijo Youji, que se cubría detrás de un árbol.

¡Ken-kun, encárgate de los sujetos de la derecha! ¡Youji-kun, encárgate del gruo que está a la izquierda! dijo Omi a los otros Weiß.

Luego desplegó su ballesta y le dio a uno de los francotiradores, se la dio a Aya-chan y sacó unos dardos para usarlos él.

¡Aya, necesito que me ayudes! ¡Defiende a Aino-chan!

¡Hai!

 

Durante un buen rato, los muchachos se encargaron de una parte de los hombres, mientras Aya-kun e Isamu continuaban con la pelea.

Olvida todo esto. No podrías contra Kritiker y Weiß trató de disuadirlo Aya.

Mientras tenga voluntad y arda mi deseo de venganza. No importa si muero.

¡Tu hermana te necesita vivo! le gritó Ran, luego miró a Aya peleando He aprendido eso hace poco.

¿Qué puedes saber tú? A tus padres quizá los haya matado Takatori, pero a mi familia la aniquiló mi propio grupo.

La furia lo hizo un enemigo más peligroso de lo que era realmente, lo cual le dio muchos problemas al líder de Weiß, hasta que lo arrinconó un el suelo, apuntando con la katana a su cuello. Cuando estuvo a puno de matar a Ran, un disparo lanzó lejos el arma de Isamu.

Manx... dijo Abyssinian

Kitada... dijo Isamu al verla.

Isamu... Entiende que era necesario. Tu padre era aliado de Takatori le explicó Manx con tono triste.

¡Mienten! ¡Todos mienten! gritaba Isamu, negando la verdad.

Esa era la verdad dijo Ran Nunca te lo dijeron para que la noticia no te chocara. Estabas inestable emocionalmente, y el anunciarte eso hubiera arriesgado tu salud mental.

¡Váyanse al carajo! ¡Todos ustedes tratan de confundirme! gritó Isamu desesperado.

Omi es atacado por uno de los hombres que los acorralaban, y justo antes de ser rematado, Aya-chan logra apartarlo, pero es herida en el costado por una bala.

¡Aya! gritó su hermano.

Omi logró acertarle al sujeto con uno de sus dardos venenosos y enseguida se hizo cargo de su amiga, mientras Ran se concentró en los agresores.

Omi-kun...

Aya, no hables...

No, yo sé que saldré viva de ésta. Pero aún así tienes que saberlo... me gustas...

Igual yo... también me gustas, Aya.

Youji cargó a Aya y se apresuró a llevarla al hospital, seguidos por Ken, que se encargaba de cuidarles la espalda.

 

Al dejarla sola, uno de los hombres aprovechó para coger a Aino de rehén y usarla de escudo humano. Isamu, Ran, Manx y Omi no podían hacer nada ante la difícil situación.

Uno de ellos aprovecha el pánico para dispararle a Isamu en la pierna. Frente a todo esto, Aino coge su collar con el diente de tiburón y lo clava en la pierna del hombre, ante lo cual éste le dispara en el costado. Isamu va donde su falleciente hermana, mientras Manx acaba de un disparo con el sujeto.

Al... Al menos no moriré por mi enfermedad... dijo Aino, muy gravemente lastimada.

¿Por qué hiciste eso? le preguntó Isamu en medio de un mar de lágrimas amargas.

Tenía que... ya sabía que me iba a ocurrir esto algún día le respondió su hermana con tono débil. Isamu cogió su mano y lloró sobre ella No estés triste... Sólo asegúrate que Netsu esté bien alimentado... Omi-kun...

Guarda tus fuerzas... dice Omi, tratando de que no hable.

Espera... sólo asegúrate de vivir todo lo que puedas con Aya-chan...

Eso no tengo que prometerlo porque así será respondió Omi.

Hermano... olvida la venganza... Nunca me ha gustado y... no vale la pena...

 

Después de esto, Aino fallece ante la desesperación de los presentes. Manx intenta mantener la cabeza fría, pero no evita derramar una lágrima. Isamu simplemente se retira, dejando un rastro de sangre.

 

Dos meses después, todos están reunidos en la Koneko no Sumu Ie. Aya-chan sigue con las vendas en el costado, lo cual la dejó un poco delicada. Omi la acompañaba, y ahora los dos eran oficialmente enamorados. Los demás trabajaban normalmente, pero ésta vez Ran miraba a la nueva pareja con una pequeña sonrisa de satisfacción.

Manx llegó a la floristería como de costumbre.

Seguimos con la investigación, aún no sabemos nada de Isamu Mikage.

Ya debe estar muy lejos, pero imagino que podremos volver a verlo cualquier día de éstos dijo Ken, regando un helecho.

¿Qué hay de su residencia? ¿La registraron ya? preguntó Youji.

Sólo encontraron frente al tanque del tiburón una nota que decía "Llévenlo al acuario o algún lugar donde lo cuiden bien"

Debió haberlo dejado él dijo Omi Esa fue la última voluntad de Aino.

Omi-kun, ya debemos irnos dijo Aya-chan, viendo el reloj debemos llegar puntuales.

Sí, ya vamos respondió Omi.

Los dos se subieron a la moto del delivery. Los otros los observan marchándose.

Aún van al cementerio dijo Ran, arreglando un ramo de rosas.

Debieron haberse llevado bien con ella para ir tan devotamente comentó Youji, prendiendo un cigarrillo.

Quizá Aino pueda ser feliz allá dijo Ken con cierto aire de esperanza en esa frase.

Manx se puso pensativa un momento, pero luego siente la mano de Aya-kun en el hombro.

No te aflijas más. Tenías trabajo que hacer, pero no siempre puedes hacer caso. No valía la pena matarlo.

Tienes razón se limitó a responder Manx.

 

**Cementerio, 3.30 pm.**


 

Aya y Omi estaban frente a la lápida de Aino y le dejaron una pequeña pecera de flores Loto sobre su tumba.

Ken-kun dijo que Aino-chan las ordenó la primera vez que se mudó a Tokio dijo Aya.

Supongo que debieron ser sus favoritas comentó Omi.

Los dos rezaron un momento y al terminar, ambos vieron una sombra alrededor del lugar, pero decidieron ignorarlo al imaginar de quién se trataba.

Ya nos vamos, Aya-chan.

Sí, Omi-kun respondió Aya alegremente.

Ambos se cogieron de las manos y se fueron del lugar.

Al retirarse ellos dos, una sombra llega y deja una tercera flor de Loto en la pecera que dejaran Aya-chan y Omi-kun hace un momento en la tumba de Aino. Entonces Manx se para detrás de él y lo encañona.

¿Ahora qué piensas hacer? le preguntó la secretaria de Kritiker.

Isamu sonríe de lado y dice:

Aún tengo asuntos pendientes. No te preocupes, que la idea de venganza ya desapareció, a Aino nunca le gustó.

¿Eso lo podrías resumir?

Seguiré viajando si eso te interesa saber. Si gustas hasta me podrías acompañar.

No puedo. Ahora soy de Kritiker, y sólo vivo por mi trabajo.

En ese sentido seguimos siendo los mismos que hace 13 años cuando nos conocimos, Kitada.

Tú, Isamu Mikage, eras liberal y no dejabas que nadie te gobernara.

Y tú, Kitada Hanae, obedeciendo fielmente al Persia de turno.

No has cambiado nada.

Tú sí. Te has vuelto más hermosa.

Ambos se dan un beso apasionado, y luego Isamu vuelve a ponerse su saco.

Mi barco a Osaka parte en dos horas. Será mejor que me vaya ya.

Isamu... La próxima vez, los muchachos no tendrán compasión por ti le advierte Manx, ante lo cual el joven de 28 años alza la mano en señal de aprobación.

Eres un tonto sólo logra decir la pelirroja, viendo como el único hombre al que amó se alejaba por el horizonte.

Una pequeña, pero amarga lágrima de nostalgia recorrió su mejilla y la bañó completamente de resignación.

 

Ende