Make your own free website on Tripod.com
Sistema de Inteligencia Weiß: Plantas Insumisas
Llegada: Shandris y Nagi
Inicio
Que es Weiß Kreuz?
Weiß: Los cazadores blancos
Schwarz: pura energía psíquica
Otros personajes
Weiß Kreuz Glühen
Yaoi en Weiß??
Más allá de Weiß
Productos Weiß
Lyrics
Konekos y mas konekos
Florería Koneko no Sumu Ie
Projekt SIE
Fanart
Fanfiction
la colección de Daji
Encuestas
Sobre Daji Fujimiya Naoe
Links
Copyrights

Como Shandris y Nagi llegaron a la casa

El calor de medio día abrasaba la ciudad de Tokio. Con el cielo totalmente despejado ni una sola nube daba la esperanza de cubrir los pesados rayos solares.

 

Nagi, desde el asiento del copiloto, subió el aire acondicionado del Aston Martin DB7GT color azul violeta.

 

-Odio este clima.- el chico de ojos azules refunfuñó.

-Tranquilo, lloverá dentro de un rato.- la pelirroja que conducía no separó la vista del camino.

-Llover? Pues no hay una sola nube.-

-Créeme, va a llover.- la pelirroja detuvo el auto con la señal del alto.

-Eso espero.- Nagi se hundió en el asiento. –Oye, Shandris…quienes crees que sean los otros?-

-Ni idea. Pero tengo el presentimiento de que nos vamos a llevar un par de grandes sorpresas.-

-No lo dudo. Por la actitud de Sodalite, hasta pareciera que los conocemos demasiado bien.-

 

La pelirroja puso el auto en movimiento.

 

-A mi lo único que me preocupa es que tengamos que compartir habitaciones con ellos. Sabes como odio estar demasiado cerca de extraños.-

-Igual yo…- Nagi miró el cielo fijamente. –Igual yo…-

 

Los dos continuaron el viaje en silencio. Luego de un rato llegaron a una colonia bastante agradable, con muchas casas enormes con preciosos jardines al frente.

 

-No puedo creerlo…de verdad nos van a dar una casa aquí?- Nagi sonrió, divertido. –Es una de las mejores zonas de la ciudad.-

- Nos quieren mantener contentos para que no nos revelemos. Un movimiento inteligente, si me preguntas.- la mujer fijó sus ojos violetas en una de las casas. –Es ahí…-

 

Nagi verificó la dirección con el papel que les habían dado. –Si, es ahí…-

 

Detrás de las rejas negras cubiertas por enredaderas llenas de glicinas, la enorme casa estilo victoriano se erguía orgullosa en medio de lo que parecía una propiedad igualmente enorme.

 

-Vamos, pues…-Shandris estacionó el DB7GT frente a la reja. –No quiero quedarme en el auto todo el día. Ah…y bajemos el equipaje de una vez.-

Nagi asintió, al tiempo que abría la portezuela. –Si, vamos.- Nagi bajó del auto y le ayudó a su compañera pelirroja a bajar el equipaje de ambos. Luego, los dos jóvenes se dirigieron a la puerta principal. Al tocar el timbre….