Make your own free website on Tripod.com
Sistema de Inteligencia Weiß: Plantas Insumisas
Seele Verbindet (Almas Gemelas)...parte 7
Inicio
Que es Weiß Kreuz?
Weiß: Los cazadores blancos
Schwarz: pura energía psíquica
Otros personajes
Weiß Kreuz Glühen
Yaoi en Weiß??
Más allá de Weiß
Productos Weiß
Lyrics
Konekos y mas konekos
Florería Koneko no Sumu Ie
Projekt SIE
Fanart
Fanfiction
la colección de Daji
Encuestas
Sobre Daji Fujimiya Naoe
Links
Copyrights

Seele Verbindet
(Almas Gemelas)
Parte 7: Inverness*
 
Khalil no había hablado desde que entraron al hospital. Ni siquiera reaccionaba cuando se le hablaba. Parecía estar en otro lugar. Los médicos estaban muy preocupados pues el shock en el que estaba podía terminar en algo muy malo.
 
Después de que Schuldig hirió a Aya, las cosas habían sido rápidas y confusas. Omi disparó sus dardos, pero Nagi no los detuvo pues se había quedado paralizado. Farfarello dijo algo, pero no fue claro. Yoji y Ken atacaron a Schuldig y a Crawford, y Khalil sacó a Aya de la casa.

Weiß logró escapar y luego de la nada salió una camioneta que los llevó al hospital de Kritiker. Ahí, los médicos se llevaron a Aya de inmediato. Khalil se quedó llorando unos momentos, pero luego no dijo nada más. Nada.
 
-Que vamos a hacer, Yoji?- Ken se cruzó de brazos y se recargó en la pared.
-No sé...no sé...- Yoji moría por un cigarro, pero estaban en el hospital, así que se mordió un labio y trató de aguantar.
-Voy a ver a Khalil...todo ha sido muy...
-Repentino?
-Sí...
-Ken...Tu crees que Khalil pueda...soportarlo?
-No sé...espero que...que sí...
-Ve con Khalil. Yo me quedo aquí.
-OK.
Ken se dirigió a la habitación donde tenían a Khalil. Abrió la puerta con cuidado y entró.
 
Khalil estaba acostado en posición fetal, con los ojos abiertos y fijos en la nada. Tenía el rostro manchado todavía por la sangre de Aya. No se movía, no parecía que siquiera estuviera respirando. Parecía un muñeco sin vida. Ken se acercó a la cama.
 
-Khalil...
 
No hubo respuesta. Ken se sentó junto a su compañero y le acarició el cabello. Sentía una extraña ternura por Khalil, como si fuera un niño abandonado que necesitara protección.
 
-Todo va a salir bien...de verdad...Khalil?
 
Nada. Khalil ni siquiera parpadeó.
 
La puerta se abrió. Era Yoji. -Cómo está?
-No reacciona.
-Omi ya despertó y se quedó esperando el papeleo. Vine porque quería saber como está, pero....
Ken miró al chico que estaba acostado. -No soporto ver así a alguien...no puedo...
-Sal a tomar aire...yo me quedo...
-Ajá.
 
Ken salió del cuarto.
 
Yoji se sentó en la cama. Las cosas habían acabado mal...muy mal...
-Khalil...reacciona...evadirte no va a servir de nada.
Nada.
-Vamos...reacciona...por favor...
Al ver que no hubo respuesta, Yoji se enfureció. -Carajo!!! Ya deja de ser el niño consentido e inútil! Eres un Weiß, igual que Aya...esto podía pasar en cualquier momento. Es el riesgo de lo que hacemos. Párate ya!!!- Yoji sentó a Khalil de un jalón, igual que lo hubiera hecho con un muñeco de trapo. Al momento se arrepintió. De seguro lo último que necesitaba Khalil
era que le gritaran. Yoji sabía lo que era perder a alquien que se ama. Yoji comprendía muy bien ese dolor. Lo había sentido cuando perdió a Asuka...
 
-Khalil...sé que estás sufriendo. Sé lo que esto duele. De verdad. Pero se hombre y enfréntate al dolor y a tu pasado, sea cual sea este.
 
Khalil parecía no haber escuchado nada. Yoji se enfureció más, y le soltó una cachetada que casi lo tira de la cama.
 
-YA CONTESTA!! Nadie va a rogarte. Si quieres hundirte y morir, hazlo, pero no nos lleves contigo. Oiste?? Claro que me oiste, porque estás triste, no muerto...
 
Khalil fijó sus ojos en Yoji.
 
-Me estas haciendo caso, Sewardwell?? Porque si no, vas a vertelas conmigo.
  Nadie ignora a Yoji Kudou.
Khalil se sentó en la cama. -Está muerto...
-Los médicos hicieron todo lo que pudieron.
-De verdad?
-Sí.
-Yoji...?
-Sí?
-No tenías que golpearme tan fuerte...
Yoji se rió. -Mira toda esta tragedia, y tu estás quejándote por  estupideces...deveras que Aya te tenía muy consentido.
-Algo.
-Aya-chan se quedó sola...
-No. Yo voy a encargarme de ella.
 
Yoji trató de localizar una chispa de vida en los ojos de Khalil. Pero no había nada.
Por dentro ya estaba muerto.
**
 
Las siguientes semanas fueron una completa agonía. Khalil se la pasaba sentado, abrazando la katana de Aya. De cuando en cuando, regaba un rosal de flores rojas.
-Khalil...no puedes seguir así...estamos preocupados...- Omi se sentó junto a su compañero.
-Creo que es tiempo de que sepan todo lo que pasó antes de que me uniera a ustedes, no?
-Khalil...no es necesario...- Yoji miró el cielo a través de la ventana. La noche estaba muy estrellada.
-Tengo que hacerlo. Si sigo guardándolo...va a matarme...
 
Ken, Omi y Yoji se miraron entre sí. Era hora de saber quien era Khalil Sewardwell en realidad.
 
Khalil comenzó su relato.
"Cuando mi familia se enteró de que yo tenía una relación con Ran, inmediatamente dejamos Japón. De nada valieron las súplicas, las lágrimas...literalmente me arrancaron de los brazos de Ran.
Nos dirigimos a Inglaterra. Cuando íbamos a llegar a Londres, el avión fue secuestrado. Entonces me enteré de que mi padre había contraído deudas millonarias con Masafumi Takatori, quien quería su dinero de vuelta.
Pero papá no se lo dió. Masafumi planeó una cruel venganza. Nos llevó a los tres a un laboratorio secreto en Dinamarca. Ahí, sometió a mis papás a una serie de experimentos genéticos y con químicos peligrosos. Al poco tiempo, mis papás ya no eran los mismos. Ya no eran humanos.
 
Una noche, Masafumi hizo la última prueba de su experimento. Dejó a mis padres sueltos en una jaula. Ninguno de los dos había comido hacía dias, así que al encontrarse con "comida" fresca, no dudaron en atacar. Pero la "comida" era yo. Masafumi me dejó para que me mataran.
Nunca quise hacerlo...pero me defendí y entonces..los maté con mis propias manos...
 
Masafumi vio que su experimento había fallado e hizo estallar el laboratorio. Poco despúes se enteró de que me había escapado de la explosión. Decidió perseguirme por todas partes. Una noche me acorralaron y casi me matan. Tuve que finjir mi muerte. A Takatori le avisaron que yo estaba muerto, pero la verdad era me ocultaba en Grecia, trabajando en un burdel barato.
 
Al poco tiempo de que llegué ahí, la organización Automne se puso en contacto conmigo, para que me uniera a Évangelie. Acepté, y ahí conocí a Erin y a Franz.
 
Pero...yo era demasiado impulsivo, y una noche puse en riesgo a Évangelie y a Automne entero, ofrciendo información confidencial a cambio de acercarme a Takatori. Évangelie se enteró y tuvo que proceder con el Código 0. Matar al traidor. No me mataron. Pero casi.
 
Despúes, Birman me contactó y me ofreció venir a Japón para trabajar en Weiß. Lo demás, ya lo saben."
 
-Tu...mataste...
-Si, Ken. Maté a mis padres. Y ahora, Ran también está muerto por mi culpa.
-Khalil...- Omi tomó aire, -no te culpes. Yo estoy seguro de que tus papás no querían vivir sabiendo lo que les habían hecho. Y deben estarte muy agradecidos por liberarlos.
-Tal vez, Omi. Tal vez...
**
La noche cayó de nuevo y trajo consigo la primera luna nueva después de la muerte de Aya.
 
Ken escuchó un ruido en la habitación de junto. Acaso Khalil no podía dormir de nuevo? Ken se dirigió a la habitación de su compañero, y tocó la puerta. No hubo respuesta.
 
-Khalil...estás bien?
La puerta se abrió. Ken se sorprendió al ver a Khalil vestido con su traje de asesino.
-A dónde vas?!
-Tengo algo que hacer.
-No estarás pensando en ir a buscar a Schwarz, o si?
No obtuvo respuesta.
-Es una locura...no puedes ir solo...
Khalil empujó a Ken y se fue sin decir nada.
-Khalil...
Ken se quedó solo en el pasillo, escuchando el viento aullar a lo lejos.
******
Ende Teil 7
*Inverness: este es el nombre del castillo de Macbeth, el personaje del cual toma nombre una de las mas famosas tragedias de Shakespeare. Para mi en particular, el castillo representa un lugar obscuro en el alma, donde todo está frio y húmedo, y donde la soledad es lo único que está ahí...si es que hay algo...en realidad Inverness es, en este fic, el lugar donde Khalil se encuentra. La desesperación y el miedo, la soledad y la angustia...que filosófica ando...@.@*