Make your own free website on Tripod.com
Sistema de Inteligencia Weiß: Plantas Insumisas
Flowershop of Horrors, cap 4
Inicio
Que es Weiß Kreuz?
Weiß: Los cazadores blancos
Schwarz: pura energía psíquica
Otros personajes
Weiß Kreuz Glühen
Yaoi en Weiß??
Más allá de Weiß
Productos Weiß
Lyrics
Konekos y mas konekos
Florería Koneko no Sumu Ie
Projekt SIE
Fanart
Fanfiction
la colección de Daji
Encuestas
Sobre Daji Fujimiya Naoe
Links
Copyrights

Aya instalaba la última cámara en el recibidor de la tienda, cuando oyó el grito de Yoji.
-Demonios....
El pelirrojo corrió hacia la puerta roja, y bajó las escaleras. Cuando llegó al final de ellas, divisó en la sala a D y a Yoji quien estaba de pie, tapando lo que había en el sofá.
D miró hacia atrás, y vio a Aya. Su ojo dorado se fijó en los ojos violetas del pelirrojo. Y entonces, las puertas se cerraron.
Aya comenzó a golpear la puerta, pero no lograba abrirla.
**
Yoji miró de nuevo hacia el sofá. Unos ojos verdes le regresaron la mirada.
La mujer de piel lechosa y cabello castaño lo miraba tiernamente, con sus ojos color jade.
El castaño no se acercó a la mujer. Le provocaba la misma sensación del día anterior. Pero ahora comprendía porqué.
-Entonces....- el castaño se acomodó las gafas, -a esto te dedicas realmente, desgraciado.-
-Que?- el Conde sonrió como si nada pasara.
-Como te atreves a lastimar a una mujer....- la voz del castaño tembló con furia, -y con ella más que con nadie!- Los ojos de Yoji atravesaron al Conde, quien lo miraba muy calmado.
-Pero...si es solo una gata....- D se acercó a la mujer y le acarició los cabellos.
-Es una mujer...no una gata! No voy a permitir que la trates así...- Yoji miró a D. -Cualquiera que lastime a una mujer...-
D no lo dejó terminar. -Pero ya le dije, no es una mujer...es solo un animal. Esto es una tienda de mascotas, no un burdel.- el chino se notaba bastante ofendido.
Yoji volvió a mirar a la mujer.
-Como es posible que sea igual a ella?- el castaño preguntó, más para si mismo que para el Conde.
D se alejó de la mujer y caminó hacia Yoji, quien lucía confundido y muy enojado al mismo tiempo. El chino posó su blanca y delicada mano en la mejilla de Yoji. -Ya se lo dije...aquí vendemos...sueños...- sus ojos miraron tiernamente al otro hombre. -Y creo que sabe a que me refiero.-
El castaño miró a D con dolor. -Pero...es...es ella...ma...mamá.....!-
Yoji se dejó caer de rodillas, llorando. El Conde se arrodilló frente a él, y lo abrazó.
-No es real...ella está...muerta...no es ella...- Yoji repetía una y otra vez, hasta que el chino le puso un dedo sobre los labios, obligándolo a callar.
-Es cierto...ella está muerta, y lo que ve aquí es solo una ilusión. Muchas personas no son capaces de distinguir entre la realidad y los sueños, y creí que usted sería igual a ellos. Y pensé que lo haría feliz....pero creo que me equivoqué en todo. Usted no es igual a los demás.- D lucía muy triste.
Yoji miró a D, y entonces volvió a percibir su perfume....
-Rosas rojas, jazmines y gardenias...un toque de menta...- comenzó Yoji, -y creo que el otro aroma es el de tu piel...-
D le sonrió levemente.
-Como te llamas? No creo que tu nombre sea D...- Yoji le acarició el cabello, totalmente atrapado por los hermosos ojos del otro hombre.
-Hace tanto que me llaman así que ya olvidé mi nombre...pero eso no importa, Kudou Yoji....Balinés....-
El castaño se quedó muy sorprendido.
-Acaso crees que no sé quien eres? Si pude ver tu corazón, lo demás es fácil....- D se puso de pie, -tu alma es como un libro abierto, en el que uno puede leer lo que sea...hay pasajes claros y otros obscuros, pero...-
-Pero...?- Yoji también se puso de pie.
De no contestó. Solo se limitó a mirar el sofá, ahora vacío. Yoji comenzó a buscar a la mujer con la mirada.
-Donde está ella, D?
-Cuando se acepta la realidad... el sueño desaparece....y despertamos....- la voz del Conde estaba llena de melancolía.
Yoji sonrió, y se acomodó las gafas.
-Un amor perdido, acaso?
D contuvo la respiración.
-Tu también eres un libro abierto. Donde está el?- Yoji fue a abrir las puertas del salón, pero no lo logró.
-En Nueva York....- D sacó la llave y abrió la puerta. Del otro lado, Aya esperaba listo para cualquier cosa.
-Hola, Aya!- Yoji le sonrió, muy tranquilo. -Vámonos, no hay nada que nos sirva aquí.-
Aya miró incrédulo a Yoji, y luego al chino. -Yoji....que....-
-Nada. No pasa nada. Quita todas las cámaras y vámonos.- Yoji comenzó a subir las escaleras hacia el salón principal.
-Cámaras? Yoji!!! Que te pasa!- Aya siguió a Yoji.
-Aya...entiende, D no tiene nada que ver. La tienda no es responsable.- Yoji le sonrió de nuevo a Aya. -Nos equivocamos de pista.-
Aya se quedó boquiabierto.
-Aya....D ya sabe quieres somos. Así que mejor nos vamos y lo dejamos en paz. El no tiene nada que ver, y esto es solo una tienda de mascotas.- Yoji miró a D. -Como podemos disculparnos contigo?-
D soltó una risita. -Con té y pastel. Vengan cuando quieran.-
El castaño asintió, mientras el pelirrojo negaba con la cabeza. Yoji jaló a Aya y se lo llevó.
D se quedó de pie ahí. Nadie jamás había visto tan dentro de él.